Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.

En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.

Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuest

De Turismo Rural Por Una Geología Singular

En su concienzuda labor, el agua del Jucar, el Cabriel o de la lluvia han ido diseminando La Manchuela de todo tipo de elementos geológicos singulares.

 

Por ejemplo, los denominados tollos. Depresiones en forma de olla que aparecen en los barrancos como consecuencia de la erosión del agua sobre capas del terreno de diferente dureza. A su abrigo suele desarrollarse una vegetación más frondosa y húmeda que la de los alrededores, como atestiguan los tollos de la Tortuga (Villamalea), La Gila (Tolosa), Barranco de la Noguera (Alcalá del Júcar), Barranco Romero, La Bastida. 
GeologíaPor el contrario, también es habitual ver aquí y allá, a lo largo de toda la ribera del Júcar, gigantescos espolones de roca caliza que sobresalen de los bosques de las laderas que ascienden hacía el llano, y que debido a su pendiente hacen inviable que crezca un solo árbol. Entre estos destacan el Bolinche Manazas, un enorme cilindro de roca caliza que conforma la punta del espolón sobre el que se asienta Alcalá del Júcar, o el Puntal de la Quicorra, que se erige en la ladera sur del Cañón del Júcar un poco más abajo, antes de llegar a Tolosa.

 

Para terminar, podemos observar la colaboración necesaria del agua, en este caso la del rio Cabriel, en los denominados pliegues de yesos de Cilanco. Se trata de una serie de estratos de roca de yeso rojo, sacados a la superficie por la erosión y donde se aprecian los efectos de los agentes geológicos. Estos además nos regalan un mirador y una magnífica panorámica de La Manchuela.

Etiquetas
Opiniones
No existen opiniones para este elemento.
Arriba Opinión Enviar a un amigo Volver Atrás
C/ Matadero,5
02260 Fuentealbilla - Albacete
Facebook Youtube
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación. Esta página esta optimizada para navegadores Chrome, Internet Explorer 9 y Firefox 4.0.