Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.

En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.

Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuest

Villatoya

Villatoya es una población limítrofe con la provincia de Valencia, situada en pleno valle de río Cabriel, uno de los principales afluentes del río Júcar y uno de los ríos más limpios de Europa.
Las laderas del valle están revestidas de amplios pinares y salpicadas de distintas fuentes que, junto con el río en el que se puede practicar la pesca, el baño y distintos deportes acuáticos, hacen del espacio un conjunto realmente excepcional.
El valle del Cabriel presenta evidencias de población humana desde el Neolítico, habiéndose hallado asimismo yacimientos íberos, romanos y medievales.
En el siglo XIV Villatoya pertenecía a la jurisdicción de Jorquera, consiguiendo en 1429 su independencia teniendo desde entones jurisdicción propia.
En 1576 Don Diego de Zúñiga y Fonseca, Abad de Parraces, declaraba haber comprado Toya y Cilanco bajo el consentimiento de Felipe II, y con ello la jurisdicción de este territorio. Con estas posesiones fundó el terrateniente el Mayorazgo de los Zúñiga, familia que durante varias generaciones sería dueña del término de Toya y sus anejos.
Entre los años 1579 y 1588 los Zúñiga, casi arruinados, contrajeron ciertas deudas con otra familia, los Anzures, con los que estaban emparentados. Éstos reclamaron sus derechos por vía amistosa primero y judicial después. Como resultado, en 1683 se mandó la tasación de los bienes del Mayorazgo de los Zúñiga, así como la venta de las villas de Toya y Cilanco

Para ampliar haga click sobre la imagen.