Menú
 

Patrimonio y Naturaleza

Naturaleza

Alborea

Si quieres hacer una ruta natural por La Manchuela, te proponemos comenzar por el noroeste de la comarca. Si realizas una parada en Alborea, lo primero que debes hacer visitar la iglesia de Nuestra Señora de la Natividad, que es la catedral de La Manchuela, de la cual te hablaremos más adelante en el apartado del patrimonio. La naturaleza se expande por este remanso de paz en el que te relajarás escuchando el sonido de la ribera y los aromas de su vegetación.
 


Casas Ibáñez

Si continúas atravesando el pueblo de Alborea a pie, o bien tomas la N-322, podrás dirigirte al pueblo de Casas-Ibáñez. Este lugar puede presumir de bellos paisajes naturales. Al estar situado entre dos ríos: Júcar y Cabriel, las vistas y la riqueza natural son espectaculares. Por ejemplo, destacan los parajes de Hoya Gualí o de La Terrera.

Una vez que te adentres en el pueblo, podrás ver en todo su esplendor la naturaleza y el patrimonio de Manchuela, ya que además de sus paisajes verás importantes monumentos. Por ejemplo, la iglesia de estilo barroco de San Juan Bautista, que es del siglo XVIII, la ermita de la Virgen de la Cabeza o la capilla de los Ochando.
 


Alcalá del Júcar

La ruta continúa en dirección hacia el sur. Los pueblos se conectan a través de senderos por los que caminar, aunque siempre existe la opción de ir por la carretera nacional. Alcalá del Júcar tiene una belleza que la hace ser una de las joyas no solo de La Manchuela, sino también uno de los pueblos más bonitos de toda la Península.

En el corazón del río Júcar se alzan majestuosas las villas de los alrededores del castillo. El paisaje tiene unas magníficas vistas y endemismos característicos del lugar. El castillo se construyó entre los siglos XII y XIII y termina de resaltar la silueta del río. A su vez, destaca el magnífico puente romano sobre él, así como la parroquia de San Andrés.
 


Jorquera

Los paisajes naturales de Jorquera se quedarán en tu memoria desde la primera vez que pises el lugar. Continuando nuestra ruta en dirección al oeste verás un paraje espectacular sea cual sea la época del año en la que vayas. En primavera, descubrirás una explosión de colores que nunca habías visto antes, gracias al renacer de sus árboles y vegetación, al igual que la de sus flores.

Por otro lado, en verano la temperatura se suaviza, para que luego en otoño los colores amarillos y ocres te hagan sentir en medio de una experiencia única. Por último, en invierno se protege de las frías temperaturas gracias a estar en un cañón. 
 


Balsa de Ves

Balsa de Ves es un pueblo que dispone de paisajes muy sobrios. Su llanura está elevada, a la par que limitada a causa del paso del río Júcar por el sur, y por el del río Cabriel en dirección al norte. El municipio perteneciente a La Manchuela procede de una aldea de la población de Ves. Posteriormente, el término municipal recibió el nombre de Villa de Ves, debido a que Alfonso X El Sabio le concedió un fuero.
 


Casa de Ves

El pueblo de Casas de Ves también se sitúa en el medio de los ríos Cabriel y Júcar. Perteneciente a La Manchuela, se fundó por parte de los vecinos de Villa de Ves a raíz de que este pueblo fuera nombrado como villa y a causa de la concesión del fuero de Alfonso X el Sabio en el siglo XIII.
 


Valdegana

Valdelagana también está en dirección a la zona oeste de La Manchuela. Situado en el corazón de la ribera del Júcar, es un lugar ideal si quieres disfrutar del paisaje y de la naturaleza. Se pueden realizar rutas naturales, ya sea a pie o en bicicleta. Estos enclaves estarán en cada rincón.

La localidad de Valdegana tiene un paisaje escarpado que se funde en un trayecto sinuoso y contorneado entre sus crestas calcáreas y sus barrancos.
 


Mahora

Ahora, nos ponemos en dirección al norte de La Manchuela para conocer uno de los pueblos más bellos de la zona oeste de la comarca: Mahora. Dispone de casas tradicionales en las orillas del río Júcar y cuenta con numerosos campos de cultivo. El municipio es muy rico en agricultura. Sus productos estrella son el cereal y la vid, así como su gran variedad de uva enológica.
 


Madrigueras

Madrigueras es uno de los últimos pueblos de nuestra ruta natural por La Manchuela y se encuentra ubicado en el extremo occidental. Madrigueras es de un importante valor natural. En medio de tierras de cultivos se han ido construyendo plazas y calles, así como casas nobiliarias de importancia histórica. Merecen una mención especial las iglesias de San Pablo y de San Pedro, por su construcción de tipo rococó de finales del siglo XVIII, de lo cual hablaremos en el apartado de patrimonio.

Lo último que debemos mencionar sobre la ruta natural por La Manchuela es recomendar que te pares a probar los platos más típicos del lugar, como el atascaburras, el gazpacho al estilo de La Manchuela, los zarajos, las migas o el mortuero, acompañado por uno de los vinos artesanales de sus viñedos.
 


La Recueja

La Recueja es un municipio pequeño que se sitúa también dentro de la comarca de La Manchuela de Albacete. Esta población es pequeña y está rodeada por un paisaje de una belleza extraordinaria. Se trata de un lugar en el que se puede disfrutar al máximo de la naturaleza. Muchas personas acuden al municipio debido a que es un lugar ideal para practicar la pesca.
 


Casas de Juan Núñez

Un término municipal que forma parte de La Manchuela y cuenta con gran importancia es el de Casas de Juan Núñez. Esta villa es muy llana y cuenta con elevaciones hacia el sur, lo cual se debe a estar ante la cordillera de Montearagón.

El pueblo está atravesado por ramblas, así como por diversas cañadas que van desde la sierra hasta el valle del Júcar. Entre ellas destaca la sierra de Los Villares, que se encuentra al lado del municipio, al igual que la del Cañahorro, que está más al noroeste.
 


Patrimonio de la comarca

La iglesia de la Natividad en Alborea

La iglesia de Nuestra Señora de la Natividad se encuentra en Alborea, en La Manchuela. Por eso, popularmente recibe el nombre de la catedral de La Manchuela. La construcción de esta iglesia se identifica con diferentes épocas que abarcan desde el siglo XVI hasta el siglo XVIII.

Su cabecera y la zona de las naves hacen que podamos ver distintos conceptos arquitectónicos que nos permiten adscribirla al estilo barroco​. No obstante, su bóveda nos permite pensar en una época anterior. En el año 1991, casi a finales, fue declarada como Bien de Interés Cultural por el Ministerio de Cultura.

Lo más curioso de esta construcción es que su barroco se parece a las obras andaluzas de la época. A su vez, llama la atención el contraste que ofrece entre su gran ábside ochavado y sus pequeñas naves, en altura y longitud.
 


El castillo árabe de Alcalá del Júcar

Alcalá de Júcar fue parte de la aduana del camino real que iba desde Castilla a Levante. En la actualidad, se ha declarado conjunto histórico-artístico. Su castillo se construyó durante la época árabe en la Península. Sin embargo, cuando la zona del Júcar fue conquistada por el rey Alfonso VIII, el castillo pasó a manos cristianas.

Esto ocurrió alrededor del año 1234. Mucho más tarde, en mitad del siglo XV, se reformó, lo cual ocurrió en la época de Marqués de Villena (Juan Pacheco). En la actualidad, podemos ver restos de su muralla primitiva junto a dos pequeñas torres de planta circular en la parte de sus ángulos rectos. También, quedan restos del torreón pentagonal de tres plantas, lo que conocemos como la Torre del Homenaje.
 


Las Cuevas del Diablo de Alcalá del Júcar

Las cuevas de Alcalá de Júcar merecen una mención aparte. Se encuentran en el corazón de la villa, en pleno casco histórico. Sus nombres son las Cuevas del Diablo y la Cueva de Garadén. Esta última tiene más de 750 años de historia. Desde su primera función bélica, ha ido evolucionando hasta convertirse hoy en Palomares.

Por otro lado, las Cuevas del Diablo están situadas justo en la parte de abajo de las de Garadén. En la actualidad, es posible visitar ambas cuevas. Por eso y por su gran valor patrimonial, se han convertido en una de las zonas más turísticas de La Manchuela.
 


La iglesia de San Andrés en Alcalá del Júcar

La iglesia de San Andrés Apóstol pertenece al gótico tardío con toques neoclásicos. Es un templo católico y parroquial que abarca una gran variedad de estilos. Su construcción comenzó en el siglo XV y duró hasta el siglo XVIII, en el cual trabajó Juan Ruiz de Ris. La iglesia procede de cuando Alcalá del Júcar fue conquistada por los cristianos. En el año 1982 fue declarada Bien de Interés Cultural y forma parte del conjunto histórico-artístico de la villa.
 


El castillo fortaleza de Carcelén

El castillo fortaleza de Carcelén también es conocido por el nombre de Castillo del Conde de Casal. Consiste en una fortaleza del siglo XIV que tenía una función defensiva. Sin embargo, hoy en día funciona como biblioteca y como mirador. Cuenta con una estructura militar. Además de sus almenas defensivas, dispone de la Torre del Homenaje, que es una de las torres que en mejor estado conserva y que, en su época, pudo ser un calabozo.
 


Ermita del Cristo de la Luz en Jorquera

Si seguimos el cauce del río Júcar, podemos llegar hasta el precioso pueblo de Jorquera. En dirección oeste encontramos esta villa medieval que se levanta sobre la hoz, creada por el río Júcar a su paso por estas tierras y que se asienta hoy en día sobre una atalaya natural realmente espectacular. En mitad de este paisaje se encierra una fortaleza antigua, además de otros importantes monumentos de los que se hablará más adelante.

Se encuentra adosada prácticamente a los muros de la famosa Posada de Piqueras. La ermita tiene una gran importancia y en su interior se encuentra la Patrona de las Trece Villas. La construcción pertenece al siglo XVII y es sobre todo de estilo barroco.

Además, se ha convertido en la protagonista más importante de la romería de la villa, que tiene lugar el domingo anterior a la fiesta de San Juan. Igualmente, al encontrarse en un entorno incomparable, la ermita se utiliza como punto para realizar rutas de senderismo o para visitar el Centro de Trashumancia.


La parroquia de la Asunción del siglo XVI en Jorquera

La iglesia parroquial de la Asunción de Jorquera es del siglo XVI y de estilo gótico-renacentista. Se encuentra dividida en tres diferentes tramos que están delimitados a su vez por unas pilastras de gran magnitud. Además, se cubre con unas bóvedas de cañón con casetones en su lado derecho, y finaliza con un baptisterio en su lado izquierdo. Ahí también se encuentran las escaleras que dan acceso al coro.

Por su parte, la sacristía tiene una estancia muy amplia y está en la parte media del edificio. La iglesia está iluminada gracias a ventanales que están en sus paños laterales. En el exterior, la portada del norte se compone por un arco de medio punto sujeto por columnas. Además de la torre de tres cuerpos, podrás visitar un pequeño atrio.
 


La Casa del Corregidor y el recinto amurallado en Jorquera

Durante la época musulmana, Jorquera alcanza lo más alto de su esplendor. Hay muchos elementos que lo demuestran como su amurallado almohade, que es Bien de Interés Cultural desde 1979 y que es del siglo XII. No obstante, la historia de la villa ha dejado otras importantes huellas por las que han pasado distintas culturas.

Una vez que fue reconquistada por Alfonso VIII y más tarde, de nuevo por los musulmanes, distintas milicias se desplazaron para hacerse definitivamente con Jorquera. Así, en el siglo XVIII se crea la Casa del Corregidor, concretamente en el año 1728. Dentro de ella se encuentra el escudo del marqués de Villena y el Escudo de la Villa.


La parroquia de Mahora

Al norte de La Manchuela se encuentra Mahora, otro de los preciosos pueblos de la comarca. Se trata de una villa preciosa de casas tradicionales que han sido construidas en las orillas de los ríos Valdemembra y Júcar. En este pueblo se encuentra su parroquia, que recibe el nombre de la Asunción.

La iglesia cuenta con distintos elementos arquitectónicos que tienen estilo barroco entremezclado con el gótico. En su interior, a su vez, destaca una figura del siglo XVII de un crucificado en marfil. Se trata de un templo católico que desde finales de 1992 es Bien de Interés Cultural.

Aunque no se tiene mucha información sobre su construcción, sí que podemos observar que la fábrica tiene dos zonas bien diferenciadas: la cabecera y el cuerpo del templo. Además, la iglesia tiene una importante torre campanario cuyo origen está entre los siglos XVI y XVIII y que se reformó en el año 2015. A la iglesia se puede acceder por un arco del siglo XVIII. Además del crucifijo de marfil, hay un Niño Jesús de origen hispanofilipino.
 


Iglesia de San Pablo y San Pedro en Madrigueras

La iglesia que se dedica a San Pedro y a San Pablo cuenta con una característica muy especial: su planta de cruz de lo más compleja que acaba en una sola nave a sus pies. No obstante, en los dos tramos que van hacia el crucero, el gran tamaño de sus capillas hace que pase a tener tres naves.

Su portada es de estilo rococó. Sus columnas jónicas y sus tarjas de rocalla. Asimismo, la última adición fue su retablo, que procede del siglo XX, de los años 40. La construcción se llevó a cabo por el arquitecto José Martín de Aldehuela.
 


Fábrica de Luz en Casas de Ves

En un pueblo salpicado por baños, fuentes, manantiales y salinas, el agua también cobra protagonismo en un importante edificio que forma parte de su patrimonio: la Central Hidroeléctrica. Se trata de uno de los edificios más importantes de La Manchuela debido a su antigüedad, a sus funciones y a su envergadura. Hoy todavía se encuentra en activo.

Su ubicación exacta recibe el nombre de Tranco del Lobo. Además, este es el nombre también de la central, cuya construcción comenzó en 1921 y se puso en funcionamiento en el año 1925. Además, es la segunda central más antigua de toda España.

Sus alrededores tampoco tienen desperdicio, ya que podrás ver el antiguo poblado que se creó para los trabajadores, aunque hoy en día no se usa, así como la ermita que solía hacer de escuela. Una de sus curiosidades es que Tranco del Lobo se encuentra en una zona en la que el río Júcar se hace más estrecho y, en la antigüedad, solían verse muchos lobos saltar de orilla a orilla.
 

Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.